Archivo de la etiqueta: éxito

La etapa más difícil para las Startups

Hoy día existe un glamour asociado a las Startups. Empresas como AirBnB y Uber -y bueno, todo Silicon Valley- han creado esta imagen del emprendedor hip (el que anda con tenis, jeans y camiseta negra) que puede con todo, que empezó con nada y ahora es el rey de su industria.

Lo cierto es que emprender es supremamente difícil. Hay un montón de incertidumbre y retos a la vuelta de cada esquina. Y son muy pocos los que persisten en el juego para convertirse en los mejores. A veces se trata más del “factor aguante” que de cualquier otro tipo de habilidad. A veces se trata de un poco de suerte. El resultado, no obstante, es una sumatoria de factores en un camino con muchos retos.

Paul Graham, fundador de  la incubadora de negocios, Y Combinator, le puso un nombre a esta lucha: el Trough of Sorrow. Pensábamos buscarle una definición en español, pero realmente no existe. Trough hace referencia al “canal” o al “punto  más bajo” y sorrow a la tristeza, con eso basta para entender a qué punto emocional del emprendedor nos estamos refiriendo.  

El Trough of Sorrow se refiere al periodo de lucha que enfrenta una startup después de una derrota. Luego de la fase inicial -la de la emoción, las hamacas en la  oficina y demás- viene el reto de encontrar el fit de tu producto en el mercado. Encontrar ese “encaje” implica una gran determinación y una gran perseverancia. Para poner esto en contexto Graham creó incluso, una gráfica que explica esta curva.

Como podrás ver, el camino al éxito no es una línea recta ni una curva perfecta. El Trough of Sorrow, sin embargo, es una parte importante del proceso. Esto es porque lograr superar los retos que surgen luego de la emoción inicial es difícil. Ver la luz al final del túnel es un reto de todos los días. Son pocos los que insisten -y persisten- y que pueden vivir el día a día sabiendo que están a un mes del fracaso. Pero esta es una realidad. Es, probablemente, el momento más difícil -pero el que al final va a determinar- el éxito de tu negocio. Es sentir la soledad en la toma de decisiones, en las responsabilidades y en la presión de hacer que el negocio funcione.

Por eso existen herramientas como Multivende que buscan ayudarte a sacar adelante tu negocio. Tal vez no seremos el hombro que necesitas para llorar, o el amigo de la infancia que te da la motivación que necesites para salir adelante. Pero sí intentamos ayudarte a tener una operación más ligera, sencilla y quitarte de encima esos procesos engorrosos como facturar electrónicamente, llevar el control de tu inventario, manejar costos o incluso, vender online a través del marketplace de tu preferencia.

Basado en el artículo “What is the Trough of Sorrow, Anyway?” de A Medium Corporation

Los 5 errores más comunes de las Startups

Ser emprendedor no es fácil, y cada startup es un mundo. Es difícil decir que hay una sola razón de por qué las startups fracasan, o mejor dicho, por qué algunas salen adelante y otras no. A fin de cuentas, el fracaso es solo parte del proceso. Sin embargo, quisimos recopilar los 5 errores más comunes de las Startups para que te des una idea y estés listo para cualquier reto. Aquí vas a encontrar una selección de Business Insider, Inc y Entrepreneur. 

  1. Se embarcan solos en el proceso.

Son pocas las startups exitosas que han sido fundadas por una sola persona. Montar una empresa desde ceros no es cualquier cosa, y no solo requiere de una cantidad de esfuerzo, inversión y trabajo, sino de una tenacidad importante emocional, ¿y qué mejor que compartir las dificultades con otra persona?

Tampoco es el escenario ideal para un fondo de inversión. Ten en cuenta que el equipo también está siendo evaluado y es muy difícil -por no decir imposible- que un fondo de inversión se vaya por un proyecto con una sola cabeza.

Además, puedes buscar un socio que tiene lo que tú no tienes, que te complemente. Si tú eres el rockstar de los números, por ejemplo, vale la pena buscar un partner que sea más creativo o más enfocado en lo comercial.

  1. Ir muy nicho.

La mayoría de los grupos que aplican a Y Combinator sufren de un problema: se enfocan en un nicho muy estrecho por no querer enfrentarse a la competencia. Esto es un error. Cualquier cosa que vale la pena en el mercado va a tener competencia, así que es mejor asumir eso de entrada.

Además, es una manera muy sutil de no enfrentarse a los retos, es buscar quedarse en lo cómodo, lo fácil, lo sencillo pero eso también significa, alejarse de las buenas ideas y probablemente de lo más escalable.

  1. Escoger la plataforma que no es.

Puede ser desde el sistema operativo a un idioma de programación. Lo importante es saber que esto implica tanto soporte como límites, y se trata de los cimientos del proyecto.

Aquí también hacemos referencia a esos partners o aliados que nos pueden ayudar a potenciar el crecimiento de nuestro negocio. Por ejemplo, plataformas que te ayuden a organizar tu inventario, te ayuden a hacer facturación online o incluso, te ayuden a vender online como Multivende.

  1. No tener un usuario específico en mente

A muchos nos pasa. Creemos tener la idea que va a cambiar el mundo, o bueno, al menos que le va a facilitar la vida al cliente que tenemos en mente. Estamos seguros de que invertir cantidades exorbitantes de dinero en una plataforma (en vez de aprovechar las plantillas gratis que existen hoy día) es la clave del éxito, para venir a darnos cuenta, un par de meses después, que fue el error más grande.

Muchas startups empiezan con una idea, de un servicio o de un producto, pero con poco conocimiento sobre lo más importante: el cliente. ¿Quién es?, ¿qué le gusta hacer?, ¿cómo vamos a cambiar o mejorar su vida? Y tiene sentido. Al final, si lo piensas, las startups más exitosas empezaron porque sus fundadores encontraron una manera de resolver un problema común.

5. La capacidad (o falta de) para hacer pivot

Pivot significa cambiar el modelo de negocio cuando se descubre que no hay un match entre la propuesta de valor original y el mercado objetivo. Esto se conoce como “product market fit”.

Cualquier emprendedor que conozcas te va a decir que nada sale como lo planeas, pero ser capaz de hacer pivot es parte del gran juego. En algún momento Nokia hacía botas de caucho, hoy en día es una empresa de telecomunicaciones. Odeo era una plataforma de podcasting, pero cuando Apple lanzó su plataforma, Odeo tuvo que hacer pivot, y se conviritió en lo que hoy todos conocemos como Twitter.